En Praga, la fabricación de marionetas hechas a mano es considerada un arte.

Scroll al inicio